Curso kobudo por Juan Bish en Granada

Os informamos del próximo curso Nacional que se va a celebrar en Granada el día 25 de Octubre, de okinawa kobudo, Matayoshi Ryu, impartido por el máximo exponente de esta escuela en España el sensei Juan Bish. Director técnico de Aeok, España.

Caminos y senderos por el Sur de China…

El viaje a China realizado entre los meses de Marzo y Abril, formaba parte de un proyecto que llevaba fraguándose desde hace ya algunos años.

Aunque , nuestra tradición de Karate Do, nos sitúa Japón, y sobre todo la Isla de Okinawa, como referentes indispensables para comprender el significado de lo que hacemos, siempre había sentido curiosidad por su gran vecina China, cuna y origen de las artes marciales orientales y japonesas.

Hay que tener en cuenta que Japón y China han ido siempre de la mano y se han influenciado mutuamente. Algunas veces acercándose, otras alejándose, incluso enfrentándose entre sí, pero siempre han estado relacionadas de alguna manera. El Karate Do está irremediablemente muy influenciado por la cultura China, de la que se nutre ampliamente. Sigue leyendo

Curso de Okinawa Kobudo Febrero

El próximo Sábado día 22 de Febrero, se celebrará en Granada un nuevo curso de Okinawa Kobudo, impartido por el maestro Sebastian Reina 4º Dan, en el que se estudiaran las siguientes armas, Bo, Nunchaku, Sai y Tonfa.

Las fases de Transmisión de conocimiento y el aprendizaje del Bunkai

A diferencia de las artes marciales modernas o gendai Budô en las que se sigue el sistema de grados por cinturones “kyu y dan” para valorar el conocimiento de los practicantes, uso inspirado en el milenario juego de mesa japonés *GO y adaptado al Judô por su fundador Jigoro Kano y posteriormente adoptado por otras artes marciales como Karate, Kendo, Aikido y Ninjutsu. En las escuelas de artes marciales tradicionales japonesas se sigue el sistema con mas de 2000 años de antigüedad de Menkyo o licencia en la enseñanza. En este sistema el Sōke otorga al estudiante el título, dependiendo del nivel de conocimiento alcanzado en su escuela, siendo el título más alto que se puede obtener el de Menkyo Kaiden, o licencia de transmisión completa.

Estas licencias o títulos están íntimamente relacionadas con el modo de entender tradicionalmente la relación y la transmisión de conocimiento del maestro al discípulo. Esta transmisión de conocimiento se hacia muy lentamente y por etapas y tras una larga y mas que probada fidelidad y que no tienen nada que ver con la forma de otorgar grados en la actualidad y si con uno de los cinco preceptos del dojo kun “guardar fidelidad” no entendido por nosotros los occidentales, ya que para nosotros es simplemente una transacción económica, en el que el alumno, socio, inscrito o abonado que no discípulo, paga una cuota mensual por las clases en un centro deportivo o gimnasio y la obligación del profesor que no Maestro (y no porque no lo sea sino porque para el practicante no es considera así, aunque este le llame Maestro) es impartirlas y si no es del agrado del practicante o montan un centro mas cercano y le es mas cómodo, se cambia y se acabo la relación, no hay Do. Es por lo que en esos gimnasios o como lo queramos llamar pero en ningún caso Dôjô se dará karate y el Dô “el tiempo lo dará o no”.

Estas fases de estudio y de aprendizaje en el que hay una transmisión de conocimientos del maestro hacia el alumno y en alguna medida a la inversa también, se suelen dividir en tres periodos con sus respectivos menkyo. Shoden, Chuden y Okuden y que coincide con las fases del estudio y aprendizaje del **Bunkai y la filosofía del ***Shuhari , que describe las etapas del aprendizaje en el Budô, así como para el mundo empresarial e industrial.

¿Y por qué del Bunkai?

En las épocas de dominación japonesa y mas recientemente la americana, en las que en Okinawa casi todo se hacía en secreto y oculto a los ojos de los ocupantes extranjeros (gaijin) y muy especialmente del antiguo (Ti) arte secreto de combate. El término utilizado en Okinawa era “Ti chi ki” que hacía referencia al “secreto del karate de Okinawa”, los estudio y transmisión se hacían a través del estudio de las kata y los principiantes no empezaban con técnicas de base como hoy está generalizado sino que comenzaba aprendiendo kata y no existían técnicas sueltas. El método de enseñanza nuevo a través de kihon así como los nombres de las técnicas aparecieron después de la segunda guerra mundial bajo la dirección del comité japonés de la educación física cuando se introdujo su enseñanza en las escuelas.

Método tradicional de transmisión.

Primera fase “Shoden”.

Licencia de transmisión “Shoden Menkyo 初伝 免許”

初 Shô, comienzo, inicio, primera.

伝 Den, transmitir.

免許 Menkyo, licencia.

Es el nivel principiante, el de la técnica fundamental, el de aprender la parte obvia. La “para qué sirve” esa técnica, también llamado “Omote” (superficial). El de repetir una y otra vez Las kata basica de la escuela. Cuando se realiza una kata, es la forma más simple y directa de interpretar su aplicación y verla la que se hace, aunque resulte muy lejana al Bunkai del Maestro creador. En este nivel las técnicas de atemi, se realizan con el concepto básico de acercarse, atacar y retirarse, sólo nos preocupamos de qué gesto técnico utilizar y de dirigirlo a un punto o zona.

La forma de trabajar el Bunkai es Bunkai kumite o bunkai oficial del Maestro; En esta etapa el alumno sigue las enseñanzas de un maestro con precisión. Se concentra en hacer la tarea, sin preocuparse por la tarea subyacente.Las kata puramente marciales, son aplicadas de manera unificada o completa, pueden ser seccionadas por partes, distinguiendo distintas fases de ese “combate imaginario” para una mejor coordinación con el o los compañeros. Y también, puede estudiarse el bunkai de una técnica en particular, que por su dificultad, merece un estudio más detallado para su comprensión.

En el plano energético y físico, lo importante va encaminado a conseguir un acondicionamiento físico, de elasticidad y flexibilidad corporal o de tonificación física que repercute sobre los meridianos (aunque él no sea del todo consciente). En el campo de la meditación, comienza a aprender las diferencias entre respiración abdominal y pulmonar y a familiarizarse con la primera, al sonido de ciertos tipos de respiración y del Kiai.

Una vez dominado todos estos principios, y para ello se necesitan muchos años de dedicación. El alumno recibe de su maestro el manuscrito “Shoden Menkyo ” lo que significa que domina el primer nivel. Aunque éste todavía no le permita enseñar. En el sistema moderno equivaldría a primero o segundo dan.

Segunda fase “Chuden”.

Licencia de transmisión”Chuden Menkyo 中伝 免許”

中 Chû, medio, centro, segundo nivel.

伝 Den, transmitir.

免許 Menkyo, licencia.

Nivel intermedio de la técnica. Denominada igualmente “Ura” (parte de atrás, oculta) del Bunkai, es la parte que contiene un nivel de más dificultad en la comprensión de la aplicación. Aquí comienza a estudiarse los principios del “cuerpo a cuerpo” y la direccionalidad del atemi, buscando las zonas más vulnerables del cuerpo, en pos de una mayor efectividad, esto es, la aplicación directa. Los golpes son dirigidos a unos kyusho determinados y adecuados a para esa técnica y situación. El trabajo que podemos hacer, es la concatenación de las técnicas. En esta etapa de “maduración” es cuando se trabaja Henka Bunkai, es cuando se profundiza en las posibilidades del i, con los principios y teorías que ocultan detrás de la técnica. Es el momento en que el practicante detecta como las diferentes técnicas se combinan entre si. Es consciente de la importancia de la respiración, de sus tipos, de su influencia en los ejercicios energéticos, en el kata y en el combate. Se empieza a aprender de otros maestros, estilos, de otras artes, y va integrando su aprendizaje en su práctica.

Superado este nivel de conocimientos el alumno recibe si así lo considera el maestro el certificado”Chuden Menkyo” lo que es comparable a un tercer o cuarto dan y permitiéndosele actuar como ayudante o asistente en alguna ocasión.

Tercera fase “Okuden”.

Licencia de transmisión interna “Okuden Menkyo 奥伝 免許”.

奥 Oku, oculto, interior, atrás, de corazón, sentimientos verdaderos.

伝 Den, transmitir.

免許 Menkyo, licencia.

Demostrada la fidelidad y juzgada la sinceridad y honestidad del alumno el maestro comenzaría a enseñarle el nivel avanzado o de transmisión oral Okuden. Ahora ya se utiliza un uso más elevado de los principios de movimiento de acción y reacción del cuerpo humano, el llamado “arte de golpear”. En este nivel se guardan las técnicas secretas o más comprometidas de la escuela, además es el nivel de transmisión de las tradiciones, de ampliar conocimientos sobre los puntos Kyusho o Tsubo (dañar o sanar) así como de la adquisición de conocimientos sobre anatomía, salud y sobre las teorías Yin-Yang, de los Cinco elementos, circulación de energía, conceptos base de la respiración, etc.

En esta etapa es donde el individuo experimenta y realiza las técnicas por inspiración a la hora de analizar la kata y su todo su arte marcial, esto es el Ôyô Bunkai u Ôyô kumite. A usar técnicas inspiradas en la kata en una circunstancia particular muy específica. Sólo cuando se comprende profundamente el uso y función de la kata estudiada, puede ser transcendida, puede irse “más allá”. Ahora el estudiante no está aprendiendo de los demás, sino de su propia práctica. Crea su propio enfoque y se adapta a lo que ha aprendido de sus propias experiencias, utilizando las técnicas necesarias hasta anular al adversario. Y con el tiempo y sin apenas percibirlo, como la sutil bruma se desliza por el valle y asciende por la ladera hasta llegar a la cima de la colina, penetra en un mundo nuevo en el que ya no hay defensa o ataque ni reglas ni modelos sino sensaciones que emanan con naturalidad y espontaneidad que surgen del interior, Kata marcial, kata energético y meditación convergen en un punto, que es la nueva técnica, progresa hacia el “arte de golpear”.

Una vez que se ha completado este nivel el alumno recibe la licencia “Okuden Menkyo” la cual le permitirá enseñar. Esta licencia equivaldría a un quinto o sexto dan. Nivel que muy pocos alumnos llegan a obtener.

Por último y después del nivel Okuden llega el Kaiden Menkyo o Menkyo Kaiden, nivel que se otorga al alumno que ha completado el aprendizaje dominando todas las facetas de la escuela. Al recibir este título será considerado Hanshi (Maestro), estándole permitida la enseñanza creando su propia escuela (Ryu-Ha) pero con distinto nombre a la de su maestro, con lo que pasaría a ser kaiso fundador.

Puede decirse que el círculo se ha cerrado, el alumno se ha transformado en maestro, y esto le devuelve al principio, a la base. Sólo que ahora él será quién enseñe todo esto a sus discípulos. En el caso de continuar en la misma escuela nunca podrá emitir certificados o manuscritos propios, éstos solo pueden ser emitidos por el Sôke.

Para ser Sôke de la escuela el alumno deberá de heredarla, recibiendo las últimas enseñanzas escritas del nivel “Inka” (manuscrito y nivel que recibe exclusivamente el próximo Gran Maestro).Llegados a este punto tengo que decir que nuestra corriente Dento Shito-Ryu liderada por Sôke Mabuni Kenei tiene esta forma de trabajo y de transmisión de conocimientos.Pero optando por el sistema moderno de los cinturones para los alumnos y Menkyo para las asociaciones reconocidas por él.

*En el juego de mesa GO, el rango de un jugador indica su habilidad con el juego. Tradicionalmente, los rangos se miden mediante un sistema de grados de kyu y dan.Los grados de kyu (abreviados k) son considerados grados de estudiante y hay desde el treinta a primero, su número disminuye a medida que aumenta el nivel de juego, de modo que el primer kyu es el grado de kyu más fuerte. Los grados de dan (abreviados d) se consideran grados de maestro, y van en aumento de primer a séptimo dan. Los jugadores profesionales obtienen un grado especial de dan, el dan profesional (abreviado p), cuyo máximo grado es el noveno dan.

**Bunkai es una contracción japonesa de “Bun bu kai setsu” o “los principios de separación entre el conocimiento intelectual y la habilidad marcial” y que es entendido en karate como “aplicación o explicación”, referido a los principios del estudio de las kata, que eran transmitido en aquella época en secreto a unos pocos discípulos.

*** Shuhari se entiende como: Primero aprender Shu, después desmontar para analizar o explicar más profundamente Ha, para finalmente transcender Ri.

El placer de aprender y de enseñar karate por Mabuni Kenei

Extracto del libro de Mabuni Kenei “El camino de la mano vacía”

El principio de mi padre en cuanto a la enseñanza del karate reposa sobre el respeto de la particularidad de cada alumno y la valorización de su individualidad. La práctica del karate se centra sobre el aprendizaje y el ejercicio de la repetición de los katas.

Estos se componen de sesenta y seis secuencias para los más largos y alrededor de veinte secuencias para los más cortos; los cuales ejecutamos secuencia a secuencia con exactitud. Cada uno puede encontrar su motivación en el aprendizaje de los katas según el objetivo que uno se marque en su práctica del karate; es una buena manera de preservar la salud física, pero si lo que buscamos es la eficacia marcial, podemos ejercitarnos con la ejecución de los katas estando atentos a su descomposición (bunkai) donde el estudio ofrece una fuente inagotable de técnicas de combate. En fin, que importa el objetivo de cada uno, lo que es seguro, es que el espíritu y las técnicas del karate se engloban en los katas. Mi padre tenía la costumbre de decir: “El karate empieza con los katas y termina con los katas”.

Shito-ryu se ramifica en diferentes corrientes y si observamos el karate de cada uno de los responsables de estas corrientes, nos daremos cuenta que todos tienen un estilo diferente. Pero esta diferencia de estilo entre sus enseñantes es tan grande que nos puede parecer imposible que fuesen discípulos de mi padre. La diferencia de estilo entre estas personalidades se explica, por lo menos de una parte de ellos, por el cambio de tendencias en el propio estilo de karate de mi padre. Pero creo también que es el resultado de la actitud que tenía mi padre en su manera de enseñar respetando la particularidad, siguiendo la personalidad forzosamente diferente según los individuos.

Hoy día, el aprendizaje de los katas puede hacerse con la ayuda de videos o libros cada día mas abundantes en el mercado, que, con imágenes como apoyo, muestran los detalles técnicos como si todo practicante debiera ejecutar los movimientos conforme a las imágenes. Estos medios tan recientes tienen el merito de fijar los katas en una forma determinada y confirmada, pero está el reverso de la medalla ya que elimina de golpe la particularidad que debería existir entre ejecutantes. Esta uniformización, es la consecuencia del empleo de estas técnicas, es visible al primer golpe de ojo cuando vemos las competiciones: vemos que los competidores trabajan muy seriamente sus katas pero sus katas no expresan ninguna personalidad, como si comiéramos bombones confeccionados industrialmente con la misma forma y el mismo gusto. Escribo esto porque antaño bastaba ver la ejecución de un kata para adivinar de quien era discípulo el ejecutante, tan era la diferencia estilística de los enseñantes.

Creo que hace dos o tres años, un practicante que había aprendido karate desde hace tiempo en diferentes corrientes de Shito-ryu vino a mi dojo portando el cinturón blanco, sin duda para buscar la salida de un callejón sin salido al cual había llegado su karate. Al cabo de algunos meses, me comento: “Maestro, solo corrige una sola cosa en cada entreno”. Y añadía con un aire de jovialidad: “Creo que he progresado mas en estos meses que en todos los años anteriores”, No digo esto por vanidad pero si para decir que afronto mi enseñanza del karate evitando meter al individuo en un molde preconcebido, mi principio es el de enseñar de una manera que me parece la más simple para comprender.

Cara a los niños, hace falta tener espíritu lúdico

Desde mi más tierna infancia, hasta mi edad avanzada de hoy, he estado practicando siempre karate. Esta permanencia en mi aprendizaje a lo largo de mi vida me ha ayudado mucho para enseñar esta disciplina. El hombre cambia con la edad y de este hecho, cuando enseña, importa de su saber a la franja de edad a cual pertenecen sus alumnos. Cada vez que estoy frente los alumnos, intento de volver hacia atrás en mi experiencia personal para recordar lo que yo era cuando tenía la misma edad que mis alumnos. Por ejemplo, no es posible enseñar de la misma manera a adultos que a niños, estos últimos no entienden las teorías complejas. Entonces, cuando estoy con niños, intento volver a mi infancia, como si hiciese un juego de niños con ellos, incluso agachándome haciendo que mi mirada quede al mismo nivel que ellos. Adoptando esta actitud, los niños parecen ser más accesibles. Así mismo con los adolescentes o los estudiantes, hay que cambiar de actitud en función de lo que corresponda a su edad. Quiero decir que lo importante para la enseñanza es de acercarnos a ellos y no pedirles que sean ellos que adapten a la enseñanza.

En japonés hay un término “yûzû”, que podría traducirse como “flexibilidad en el espíritu”. Tomemos el agua como ejemplo: el agua no escoge si misma por donde va fluir y las materias sobre las que va a fluir. Ella fluctúa y refluye según el estado del lugar donde se encuentra, obedeciendo a la ley natural. Esta característica, es la llamamos en el budismo el concepto de sabiduría expresada por la pareja de palabra “yûzû-muge” o “sabiduría – sin resistencia”. Adoptando tal actitud hacia los otros, nos encontramos sobre un pie de igualdad y estamos liberados de toda diferencia que separa a los individuos, sea cual sea la edad o la lengua, el momento que pasamos juntos transformando un lugar de intercambio dominado por el sentimiento de alegría de estar con otros. He conocido muchos países, sin lugar a dudas he visitado más que lo me falta por conocer, naturalmente he conocido muchos pueblos, con culturas y religiones diferentes, pero me he dado cuenta que esta diferencia que separa a los individuos los unos de los otros no es una barrera para el entendimiento mutuo, a condición de ponerse uno frente al otro con una actitud de flexibilidad y de igualdad.

Notas curso de verano karate 2013 en Granada

En un entorno incomparable, en una compañía inmejorable y con un tiempo maravilloso, la Asociación de karate tradiconal Dento Shito Ryu España celebró el curso de verano en el camping la Ruta del Purche en Granada. El sábado, con el maestro Deogracias Medina, se trabajaron los katas Sanchin, Tensho, Ananko y Haffa, amén de una serie de técnicas altamente interesantes basadas en defensa-ataque incidiendo en la fluidez y en el uso de ambas manos. El domingo, ya sin Deogracias, y tras un calentamiento bastante exigente físicamente, los maestros Paco, Sebastián y Fernando profundizaron en los katas Tensho, Haffa y Ananko. Por supuesto todo ello con piscina y muy buena comida en los descansos. Realmente un fin de semana perfecto.

Pincha aquí para ir a la galería de fotos.